10 consejos para proteger tu piel del sol y calor

En esta temporada en la que cambia la temperatura debemos protegernos del calor para cuidar nuestra piel, esto debido a que estamos más expuestos a sufrir quemaduras solares o cáncer de piel, entre otras enfermedades relacionadas con la excesiva exposición al Sol.

Es por eso que te damos algunas recomendaciones para cuidar tu piel contra el calor en esta temporada primaveral:

1. Bloqueador solar: Es importante usar bloqueador solar aunque sea un día nublado, recuerda que aunque esté nublado durante el día los rayos del Sol funcionan igual.

2. Vestimenta: Usa prendas ligeras y de colores claros, además de sombreros y lentes de sol, las primeras encierran menos el calor, mientras que las segundas te protegen de que el Sol te dé de forma directa y los lentes tienen la función de proteger de forma adecuada tus ojos.

3. Sombra: Procura mantenerte en la sombra cuando estés en el exterior, el caso no es evitar por completo la luz solar, pero hay que ser conscientes de que demasiada puede ser perjudicial para la salud.

4. Horas para el Sol: Entre las 11 y las 16 horas es el período en el que la luz ultravioleta es más intensa, es por eso que entre esas horas es muy importante evitar permanecer bajo la luz solar durante períodos determinados de tiempo.

5. Bloqueadores: Existen en el mercado una gran cantidad de bloqueadores solares que protegen contra los rayos ultravioleta, por eso debes informarte sobre las necesidades de tu piel.

6. Factor de Protección Solar (FPS): Los bloqueadores solares vienen con distintos FPS, cada uno protege de cierta cantidad de radiación, por ejemplo, un bloqueador con FPS 15 protege contra un 93 por ciento de la radiación, mientras que un FPS 30 bloquea un 97 por ciento y un FPS 50 bloquea un 98 por ciento de radiación.

7. ¿Cuándo es bueno aplicar el bloqueador?: Los especialistas recomiendan aplicar el bloqueador por lo menos unos 30 minutos antes de la exposición a la radiación, aunque se trate de días nublado y se debe reaplicar entre cada 2 y 4 horas, esto depende del sitio de la exposición. Hay que recordar que en caso de necesitarse se deben tener cuidados extras en la piel.

8. Conoce tu piel: Es importante conocer tu cuerpo para evitar sorpresas desagradables.

9. Consulta a tu médico: En caso de tener alguna molestia o una mancha rara en la piel consulta al especialista para recibir la ayuda y orientación necesaria.

10. No lo dejes para después: Si tienes un problema en la piel no lo ignores o dejes que se pase, ignorar el problema no es la solución, visita a tu especialista.

Anuncios

Hidrodermoabrasión, ¿qué es y para qué sirve?

Es un tratamiento facial de mantenimiento integral para mantener una piel saludable, limpia, tersa y más clara con efecto inmediato. Paulatinamente disminuye arrugas, acné leve, cicatrices post acné, y favorece la regeneración de colágeno a nivel celular.

Se realiza una exfoliación superficial y posteriormente con una punta diamante se realiza un pulido de la capa más superficial de la piel. Simultáneamente se hidrata y se realiza una ligera succión eliminando células muertas, grasa y productos de desecho del organismo producidos por el daño solar y la contaminación.

Este tratamiento también puede usarse como complementario para reducir manchas solares y/o producidas por cambios hormonales, produciendo increíbles resultados.

Zonas a tratar:

•Cara y cuello

Frecuencia del tratamiento: 1 vez cada 28 días

10 mitos y verdades del plasma rico en plaquetas

La bioestimulación con plasma rico en plaquetas (PRP) es un procedimiento autólogo, es decir, que se realiza con sangre extraída en forma indolora del mismo paciente. Su objetivo es retroceder las señales comunes del envejecimiento de la piel en el área facial, cuello y manos. También busca mejorar algunas patologías como manchas, acné (y sus secuelas), estrías y cicatrices.

Hay varios mitos que rodean a este procedimiento:

“El PRP rejuvenece la piel”

Verdadero. La bioestimulación con plasma rico en plaquetas permite retrasar el proceso de envejecimiento de la piel. Activa la regeneración celular, lo que permite obtener una mejor calidad de piel, más luminosa y lozana, con mejor textura, menos flaccidez y menos arrugas.

“Es un tratamiento muy bien tolerado”

Verdadero. Al ser un tratamiento autólogo (se obtiene sangre del propio paciente) no conlleva riesgos de alergias ni reacciones de incompatibilidad, lo que hace que sea un procedimiento seguro para el paciente. Este procedimiento, si bien es sencillo, se realiza en un consultorio de forma ambulatoria, con un equipo de profesionales médicos (que incluye médico hematólogo), y bajo condiciones de control de calidad extrema, según las normas de procedimiento para la manipulación de material biológico.

“Es un tratamiento beneficioso”

Verdadero. Es recomendable cuando se empieza a observar que la piel pierde colágeno y su capacidad de regenación celular. Se puede aplicar a modo de tratamiento preventivo, en el caso de las pieles más jóvenes, o como restitutivo, en aquellas pieles más envejecidas. Será el médico quien, en última instancia, decida cuándo es el momento indicado para su aplicación.

No hace falta que me realice ningún control ó estudio médico previo”

Falso. Es muy importante destacar que a todos los pacientes se les debe realizar, antes de la aplicación, una historia clínica completa y un análisis de sangre, para descartar cualquier enfermedad pre-existente. Hay contraindicaciones específicas para pacientes con trastornos de la sangre e inmunológicos, entre otras patologías.

“Puedo realizarlo las veces que desee”

Falso. El protocolo de aplicación y la frecuencia depende de cada paciente y del grado de envejecimiento cutáneo que presente. En rasgos generales, se aconseja aplicarlo 2 o 3 veces al año, para potenciar la regeneración tisular. Luego, puede repetir la misma rutina al año, con el fin de mantener activa la regeneración del tejido.

“Después del tratamiento, puedo reincorporarme a mis actividades laborales y sociales sin problema”

Verdadero. Tras la aplicación, las personas pueden retomar de forma inmediata su vida profesional y social. No se generan marcas ni cicatrices, ni se debe guardar reposo.

“También sirve para combatir la celulitis y las estrías”

Verdadero. Sirve para tratar toda patología que requiera de regeneración tisular. Se aplica mediante microinyecciones en las zonas afectadas. Al reparar las fibras y el tejido dañados, mejora el aspecto de la piel y regenera nuevas células, de mejor calidad.

“Puede hacerse en cualquier época del año”

Verdadero. Puede realizarse tanto en época invernal, como en primavera o en verano, teniendo en cuenta la exposición solar directa.

“Cualquier tipo de piel puede tratarse con PRP”

Falso.  Las pieles con acné en actividad o en tratamiento médico por alguna patología en particular no pueden ser sometidas a las infiltraciones con PRP.

“Luego de realizar este tratamiento, no se necesita protector solar”

Falso. Luego de cualquier tratamiento médico y/o estético para mejorar la calidad de la piel es indispensable el uso de protector solar. Es importante concientizar acerca del daño que causa el sol, y de la necesidad de utilizar cremas o emulsiones con filtro solar (variará qué producto se usará en función de la época del año).

 

Vía: http://entremujeres.clarin.com

La piel en clima frío

Lo primero que hay que saber es que aun en los días de invierno, los rayos UVA del sol penetran por entre las nubes. De modo que siempre hay que preparar la piel con cremas hidratantes y bloqueador solar. Por otra parte, la calefacción, en el caso de los países que tienen estaciones, y los calentadores de ambiente, en el de ciudades de clima frío, producen resequedad en la piel.

¿Cómo afectan a la piel los cambios de temperatura?

Tienen un impacto considerable en los niveles de hidratación de la piel, que se reseca y se pone escamosa, y este impacto se ve sobre todo en la cara, el área que siempre está expuesta al medio ambiente.

¿Cuál sería la rutina que se debe seguir para contrarrestar estos efectos?

Lo primero, hidratar la piel a diario, en la mañana y en la noche, eligiendo cremas ultrahidratantes y en lo posible que contengan antioxidantes, con el fin de ayudar a la piel a fortalecerse. En las noches es bueno aplicarse un sérum rico en antioxidantes, y alternarlo con una buena hidratante de una noche a otra, obviamente después de la limpieza de rigor.

¿Las manchas son comunes bajo temperaturas frías?

Sí, sobre todo en las pieles sensibles. Cuando se pasa del frío al calor, sobre todo en el caso de temperaturas extremas, se incrementa la actividad de los vasos capilares, que se dilatan, y esto se traduce en que las mejillas se enrojecen.

¿Cuáles pieles son más susceptibles a sufrir estrés bajo el frío?

Desde luego, las muy sensibles, que casi siempre son las más blancas. Pero hay que observar que sufren más los rigores del invierno en países con estaciones las personas que no viven en ellos, porque cada piel es producto de su entorno y se acomoda a las condiciones que ha tenido que enfrentar siempre. Igual sucede con las pieles de las europeas, por ejemplo, cuando están sometidas a las condiciones del trópico.

¿Cuál debe ser el cuidado en este caso?

Antes de aplicarse la crema humectante es bueno masajear la piel con un producto aceitoso. En clima frío, uno que contenga glicerina, aceite de almendras, de karité o de oliva puede ser apropiado, ya que estos ingredientes trabajan nutriendo la piel y fortaleciendo las paredes de los vasos capilares. Eso sí, hay que usar unas pocas goticas y masajear la piel hasta que no se advierta ningún residuo en ella.

¿Cómo crear una barrera protectora contra el frío?

Se trata siempre de fortalecer los vasos capilares probando aquellos que contengan ingredientes antiinflamatorios, como la caléndula, la lavanda, la manzanilla y el árnica. Esto se logra usando, sobre todo en las noches, un producto humectante que deje en la piel una sensación de cubrimiento o relleno.

¿Algunos consejos adicionales?

Ante todo, no bajar la guardia en cuanto a los cuidados básicos que se le deben dar a la piel en este caso, como son la hidratación día y noche, el uso de bloqueadores y de productos que contengan antioxidantes o antiinflamatorios.

Vía: http://www.fucsia.co/edicion-impresa/articulo/la-piel-clima-frio/2876